OBJETIVO: SANTIAGO

Cronología 90km. Un número redondo que significaba “fin”. Uno tras otro los mojones (pirolos para otros) se iban sucediendo. 20...
OBJETIVO: SANTIAGO

Cronología

90km. Un número redondo que significaba “fin”. Uno tras otro los mojones (pirolos para otros) se iban sucediendo. 20 personas con un único objetivo: llegar. Un saco, una esterilla, algo de ropa limpia y miles de porsiacasos: “mi maleta está llena de porsiacasos: por si acaso llueve, por si acaso te manchas, por si acaso necesitas…”, eran las palabras de algunos de los protagonistas de esta aventura. Porque eso es lo que ha sido: recorrer una distancia no pequeña, a pie y en un tiempo determinado – de miércoles a sábado, es decir, cuatro días – es toda una aventura.

Los nombres de los caminantes son: de 1º de ESO Santi, Diego, Miguel, José María, Fernando, Carlos, Jaime, Nico, Gabriel, Gonzalo, Jorge y Rodrigo; de 6º de EP Ignacio, David, Ignacio y Carlos. Y los cuatro preceptores Javier y Pablo de 6º, Pedro y Pablo de 1º. 

Todo comenzó el martes 30 de abril, cuando nos subimos a tres furgonetas camino de León. El viaje estuvo cargado de emoción, sobre todo al escuchar un partido de fútbol más o menos importante que jugaron dos equipos de fútbol… pero eso es otra cosa… y nos desvía mucho del tema. En León dormimos en el Club Anciles, y nos trataron muy bien. Desde aquí queremos dar las gracias a todos los preceptores del Club (y de manera especial a Rogelio, que nos ayudó en muchas cosas, entre otras a encontrar el Club). 

A la mañana siguiente, después de oír misa y meternos un buen desayuno entre pecho y espalda fuimos hacia nuestro primer punto de partida de la que sería nuestra primera etapa del Camino hacia Santiago: Portomarín. Ahí desembarcamos, comimos y empezamos a caminar. El paisaje y el tiempo acompañaban. Nublado, pero sin amenazar lluvia, la temperatura era casi perfecta. Tras recorrer nuestros primeros 24km hasta Palas de Rei, llegamos a un Albergue Municipal – que nos habilitaron para nosotros solos, y que nos devolvió la vida–, donde cenamos de la mano de nuestro gran chef. 

A la mañana siguiente teníamos que recorrer casi 30km. Nuestro siguiente objetivo era Arzúa. Tuvimos tiempo más que de sobra para recorrerlo, pero nos paramos en algunos albergues para que nos sellasen las Credenciales y llegamos un poco justos a misa de 8 de la tarde. Aun así, volvimos a superar nuestro reto. 29,7km recorridos. Ya solo faltaban 36km. 

Esa noche fue especial. ¿Para qué vamos a ir a un albergue, si tenemos tiendas de campaña…? En un alto en el Camino, cerca de un pequeño merendero, montamos cuatro tiendas. El resto durmieron en los coches. Hacía algo de frío, pero tanto la cena como el desayuno a base de huevos fritos con chistorra y salchichas compensaron esa pequeña incomprensión… 

A la mañana siguiente, y con la mirada atónita de los demás caminantes que desde las 6 de la mañana ya se dirigían hacia su destino – un destino que se llamaba “lo que sea pero más cerca de Santiago…”–, recogimos y nos dispusimos a realizar otros 30km hasta Monte do Gozo. No pudimos completar el plan previsto, ya que corríamos el riesgo de quedarnos sin misa, y nos quedamos a 12km de Santiago. Después de la misa fuimos, haciendo un poco de trampas – nos saltamos 7km… –, en furgonetas hasta el Monte do Gozo, donde todos entendimos por qué recibía ese nombre. Nos abrieron un barracón para nosotros y pudimos disfrutar de la primera ducha caliente en tres días, además de la gran cena y el mejor desayuno que nuestro chef nos volvió a preparar. 

5km nos separaban de nuestra meta. Hora y media caminando – aproximadamente – era el tiempo previsto. Llegamos a la Misa del Peregrino en la catedral, celebrada por el Arzobispo, y donde además nos citaron – “un grupo que viene desde Madrid de la Asociación Jara Club”, dijeron antes de comenzar la celebración. Tras tomar las fotos de rigor, caminar un buen rato hasta el coche – tres kilómetros más no eran nada para nosotros… – y comer, nos montamos en las furgonetas y emprendimos el camino de vuelta a Madrid, eso sí: esta vez sentados… 

Anecdotario

A lo largo de este magnífico viaje se han ido sucediendo numerosas anécdotas que pasamos ahora a recopilar de manera resumida y desordenada.

¿Qué hacíamos durante nuestra caminata? Pues de todo: jugar al veo-veo – donde Pedro se desesperó al perder continuamente contra Fernando –, inventar historias a base de palabras encadenadas – Jaime, Santi y Gonzalo eran grandes especialistas –, tirar cosas y gritar a todo lo que se moviese a lo largo del camino – Ignacio, un grande entre los grandes –, preparar desayuno, comida y cena para 20 durante los cuatro días – Javier se ha convertido en un especialista de esto… –, saludar e imitar el acento gallego de los habitantes de los distintos pueblos por los que pasábamos – Miguel había estado ensayando durante varios días antes… –, hacer el camino corriendo – Pablo se hizo varios kilómetros así, y sigue vivo… –, tropezarse con palos – ¿eh, Nico? –, coger animales del todo inofensivos ¬– que se lo pregunten Nacho… –, buscar de manera compulsiva albergues e iglesias para sellar la credencial – Gabriel y Carlos consiguieron tres veces más sellos de lo que cabe en el papel… –, devolver un Sony Xperia que nos encontramos por el Camino – la gente pensaba que Pablo estaba loco al devolvérselo a su dueño… –, pensar en que por la noche por fin comeríamos y dormiríamos –  Jorge, David, y Rodrigo eran unos especialistas en esto –, o sencillamente pasear a un ritmo tranquilito disfrutando del paisaje – como Diego y Carlos –, o un ritmo tan rápido que si le dejamos se hace el camino en tres horas… – ¿verdad, José María? En fin, que salvo el cansancio físico normal, y algún que otro problemilla con una ventana… disfrutamos de un plan casi perfecto, y cada cual a su manera llevó a Santiago sus intenciones que seguro tendrán su fruto.

{phocagallery view=category|categoryid=127|limitstart=0|limitcount=0}

Contestar

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.