La música del Jara

Así se escribe…

Comienza la aventura
Llegar al Jara e imbuirte de su especial ambiente es todo uno. El primer día comienza la aventura, pero una aventura que continúa cada semana: siempre hay algo novedoso e imprevisible… Es el Jara.

Jara, este es mi Club
Qué mejor manera de empezar este compact que con la canción producida por Santiago Herráiz para los treinta y cinco años del Club. El resto de las canciones siguen un orden cronológico, al ritmo de la vida del Club.

Llego al Jara
1976. Juanjo Álvarez cayó en la cuenta de que, después de tantos años, el Jara no tenía una canción propia, algo pegadizo que pudieran cantar los socios (el “Carrascal, Carrascal, que bonita serenata” estaba un poco pasadillo). Surgió esta canción que fue todo un bombazo para esos años.

Niño pera
De nuevo 1976. Nace en el Jara el grupo musical “Verdes Praderas Acústicas”. En un principio, su creador, Juanjo Álvarez, reunió las voces más discordantes y ortopédicas del Club. Poco a poco surgió del caos una interesante colección de canciones, que se tararearon hasta la saciedad en aquellos movidos años. “Niño Pera” es una de esas composiciones.

El Jara tiene 20 años
Veinte años de andadura. Junio de 1978. Su nostálgico ritmo tiene algo de mágico, y las melenillas, los niquis de cuello alto y los pantalones de campana se hacen presentes al interpretarla.

Celebramos un evento
1982. Veinticinco años del Jara. Fue un curso de intensas celebraciones. En el festival con los padres se interpretó esta canción de Tequila, adaptada por Javier Láinez. Esta melodía estuvo dando la tabarra muchos años en el Club.

Los Tartesos
1987. Celebrábamos los treinta años y montábamos la primera “Ópera Rock” del Jara. Dos bandas callejeras se enfrentaban en su intento por dominar la ciudad. El éxito nos desbordó. Era el comienzo de una tradición que se enriqueció con el pasar de los años.

Oye, abre tus eyes
Su estribillo es algo difícil de olvidar; de hecho, muchas veces te sorprendes tarareándolo para explicar a un desconocido cómo llegar al Club. Javier Fumero, su creador, dejó reflejado el ritmo sabrosón y tropical de las Islas Canarias.

Es muy fácil, ya verás
1991. “Asín se escribe la historia”. Supuso el despegue musical en el Jara. Un genio loco descubre el ritmo que dará luz y color a toda la historia. Un paseo por el lejano oeste, Egipto, Japón, Roma, y el Misisipi. En este CD se incluyen tres canciones de esta Ópera Rock realizada por Curro, Santi y Carlos D.

Yo soy un socio del Jara
1995. Cada año surgía una nueva canción en el Club. Fueron los años dorados de la música de Santiago H., que guitarra en ristre, no descansaba hasta retocar los últimos detalles de cada una de sus composiciones. “Yo soy un socio del Jara” se estrenó en el Teatro de San Juan Bautista.

En Peñaloba siempre
Los campamentos de verano han sido siempre algo muy importante en la vida del Jara… Navaluenga, Torremocha, Mazagón y Peñaloba aislada de la civilización y con el río serpenteando vida en torno a las tiendas. Esta canción de Peñaloba te pondrá la piel de gallina recordando un día cualquiera en el campamento.

Con el algodón
Este cálido soul refleja el ambiente de unos recolectores de algodón en una plantación de Mesouri. Forma parte de la obra de teatro “Asín se escribe la historia”.

Macarroni
Otra creación de “Verdes Praderas Acústicas”. Congreso UNIV 1978. Llevabamos en Roma 10 días y los macarrones y el pollo, en sus múltiples modalidades, se habían convertido en nuestra única dieta. Enloquecidos por sus calorías surgió esta bella balada veneciana. No hubo premeditación; la única letra que venía a nuestras mentes estaba relacionada una y otra vez con estos deliciosos manjares.

No me mola el doctor
Como ya se ha podido comprobar, la Ópera Rock “Asín se escribe la historia” estuvo plagada de grandes éxitos. Esta canción es otro de ellos.

El Principe Serafín
En octubre de 1995, los socios de octavo decidieron realizar una obra de teatro original, en verso, para celebrar el aniversario del Club. Lo que en un principio parecía un sencillo número de tantos festivales del Jara, se convirtió en un complicado entramado en el que participó todo el Club. Y, por supuesto, no pudo faltar la música, una vez más de la mano de Santi. La grabación de esta canción se realizó en directo durante la presentación de la obra.

Años después
Y por fin, los antiguos socios: casi 3000 antiguos socios. La canción salió acaramelada, pero cuando uno se sienta a recordar es muy fácil ponerse un poco tierno.