CONVIVENCIA EN GALICIA

Coruña nos esperaba. Todos los partes meteorológicos indicaban que el huracán Sandy iba a descargar sobre Galicia. No fue tan...
CONVIVENCIA EN GALICIA

Coruña nos esperaba. Todos los partes meteorológicos indicaban que el huracán Sandy iba a descargar sobre Galicia. No fue tan así, aunque en algunos momentos sí que lo parecía.
El jueves 1, después de oir misa en el nuevo Jara, los seis elegidos cogieron la furgoneta rumbo al norte. Sus nombres para la posteridad: Marcos Poole, Juan Yanes, Ignacio Ávila e Ignacio Bernedo con Cristóbal y Ángel a la cabeza.
Llegamos a eso de las 8 de la tarde al club Rueiro. Después de recoger el risk y el hotel que se desparramaron por la calle al abrir el maletero, fuimos a dar una vuelta por el puerto. Allí nos hicimos las primeras fotos. Por la noche hicimos un rato de vela ante el Santísimo.
El viernes amaneció nublado. A las 12:30 habíamos quedado con el capitán de Intendencia de la Armada Española Héctor Piñeiro que nos enseño su barco, el Cantabria, con el que navegará a Australia en enero. Tras conseguir las acreditaciones, no sin dificultad por el apellido de Marcos, pasamos toda la mañana paseando por el barco y viendo sus instalaciones. Al pasar por el comedor del barco pudimos hacer un alto para avituallarnos. Después fuimos a comer a la playa de Doñinos donde soplababa un viento de aproximadamente 90 km/h. Allí perdimos la mitad de las servilletas. Pero el huracán Sandy no nos impidió darnos un baño en la playa en unas condiciones que habrían achantado al propio Rambo. Al sonido de “en sus manos tiene todo el mundo”, grabamos una escena de la película. Por la tarde cogimos los bártulos y fuimos a dormir a Montecelo. Encendimos la chimenea que nos mantuvo calientes y algo ahumados. Después de la película no fuimos a dormir.
El sábado más playa por la mañana y partido contra Rueiro por la tarde. Por la noche misa en galego. Toda una experiencia. Pero todo lo bueno llega a su fin y el domingo tuvimos que volvermos después de ir a misa a San Pantaleón das Viñas y visitar el cementerio para ganar indulgencia plenaria.
En definitiva, un planazo. Lo siento por los que no estuvisteis.
{phocagallery view=category|categoryid=94|limitstart=0|limitcount=0}

Contestar

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.